Procuremos más ser padres de nuestro porvenir…

human-439149_1280

… que hijos de nuestro pasado” colaboración de ZONIA ALVARADO…

La frase anterior puede referirse a que toda persona no debe vivir pensando en el pasado, en las cosas que ya realizó, al pensar constantemente en las cosas positivas o negativas que resultaron de hechos pasados, no permite vivir a plenitud el presente. Toda etapa en la vida se encuentra llena de obstáculos, que muchas veces como todo ser humano siente miedo o no se cree capaz de derribar, esto impide que se realicen actividades porque se cree que se es incapaz de alcanzar metas u objetivos que se trazan en un momento determinado.

Al seguir viviendo en el pasado, no se aprovecha el tiempo presente y menos se puede permitir pensar en un futuro, debido a que el mismo depende de las decisiones que se tomen en ciertos momentos. Todas las personas deben pensar muy bien al momento de tomar una decisión difícil o que de un cambio drástico en su vida, porque así serán capaces de sobrellevar las consecuencias de una decisión que afecta su futuro y que le permitirá aceptar que un hecho pasado no se puede cambiar pero, sin embargo, puede mejorar su presente como su futuro.

En la vida cotidiana, muchas personas sufren por un pasado que no volverá y no aprovechan el presente y viven atadas a circunstancias, hechos o situaciones que no borrarán y viven mortificadas, lo cual se ve reflejado en todas las actividades que realizan como el trabajo, el estudio, las relaciones interpersonales. Una persona que a pesar de haberse equivocado en alguna situación pasada, debe asumir sus consecuencias y permitirse mejorar en lo que haya fallado, esto con la finalidad de realizar nuevas cosas, tomar nuevas opciones, siempre pensando en que vendrán situaciones que ayudarán a mejorar.

No se debe pensar que si algo no sale como esperábamos, eso sea el fin y no se pueda corregir, simplemente es parte de la vida para darnos cuenta que no existe nada peor que una mente negativa que viva reprochándose por situaciones pasadas, lo que influye a pensar que no existe solución para mejorar. Se debe vivir el presente con o sin errores, para que esto ayude a construir el futuro que se desea alcanzar, el camino de la vida se recorre con las cosas positivas y negativas que se presentan, pero la opción a vivir adecuadamente la toma uno mismo y se alcanzará evitando aferrarse a un pasado que no regresa.

En cuanto a mi experiencia personal, esta frase me hace pensar en la época cuando empecé a estudiar en la universidad y tenía cursos que para mí eran más difíciles, trataba la forma de dedicarles más tiempo, para seguir avanzando en la carrera, pero a pesar del esfuerzo que hacía en ocasiones no obtenía el resultado que esperaba.

Luego de haber perdido o haber obtenido una nota baja, muchas veces pensaba en que  si lo hubiera hecho de una u otra forma y si eso habría hecho que me fuera mejor, pensaba en todo aquello que pude haber realizado, esto provocaba que me sintiera mal y no me dejaba avanzar, porque pensaba que si lo volvía a intentar me volvería a equivocar y volvería a tener resultados desfavorables, por lo que no valía la pena esforzase de nuevo.

En ese momento todos los pensamientos negativos se fueron introduciendo y me impedían pensar de forma diferente, me di cuenta que cada uno es el reflejo de lo que piensa y que todo está en la mente, si uno piensa de forma positiva y añadido a esto se sigue esforzando puede alcanzar lo que se propone. Así lo hice estudié el curso, fui a repasos, estudiaba con algún compañero que dominara los temas que para mí eran complicados y fue así como preferí ocuparme más en superarme y alcanzar mis metas y deje de preocuparme por los errores que ya había cometido y que no podía cambiar.

Debemos intentar diferentes formas para superar cualquier obstáculo que se nos presente en la vida, porque lo importante es lo que deseamos para nuestro futuro y no un pasado que no podemos cambiar.