El noventa por ciento de todos los que fallan …

hot-air-ballooning-436442_640

no están realmente derrotados. Sencillamente se dan por vencidos. colaboración de Wendy Velásquez.

Pienso que hay un noventa por ciento en el que se puede luchar por lo que se quiere, por lo general creemos que el fracaso es algo que nos hace rechazar nuestras ideas y nos hace sentir menos, pero tenemos que tener en cuenta que no hay logros sin fracasos, y debemos aceptarlos con nosotros para poder triunfar. Algunas personas triunfadoras han tenido un sinfín de fracasos, que a través de ellos los ayudaron a ser quienes son, se tiene que entrar en acción y no dejar que el miedo nos venza, muchas veces se dice que ya no se puede, en algo que ni siquiera se ha terminado.

Algunas veces se lucha demasiado por una cosa, que cuando se está a punto de de lograrlo se desiste, y es allí donde se dan por vencidos, pienso que mientras más difícil creamos que son las cosas, es cuando menos tenemos que darnos por vencidos y luchar hasta lograrlo. A veces la negatividad de las personas, hace que desde un principio se encierren en decir ¡No puedo!, se dan por vencidos, sin antes intentarlo.

Que nadie diga que no puede ¡Si se puede!, otra cosa es que no esté dispuesto a esforzarse, y a luchar por lo que se quiere. Hay muchas personas que primero han fracasado, y luego han alcanzado el éxito, por ejemplo:
Liz Murray, es una joven no muy conocida, ni famosa, ella fue hija de drogadictos con SIDA, que a los 15 años terminó viviendo como una indigente en la calle. Pero con su esfuerzo, lucha y perseverancia fue capaz ella sola de conseguir entrar en la Universidad de Harvard.

Thomas Edison, su profesor le dijo que “era demasiado estúpido para aprender alguna cosa”. Edison se hizo famoso, entre otras cosas, por inventar la bombilla aunque antes de encontrar la que realmente funcionaba tuviese que hacer 1000 bombillas diferentes, pero eso enseña que no se dio por vencido, lo intentó cuantas veces pudo para alcanzar su objetivo.Y así como estas personas hay muchas más.

En mi caso personal, luchar día a día por lo que quiero, tener una actitud positiva para lograr la meta que me proponga, que aunque parezcan muy difíciles, tratar de no darme por vencida, luchar hasta donde se pueda, el objetivo es alcanzar la meta. Si no lo logro a la primera, intentarlo a la segunda y no cometer los mismos errores para poder lograrlo en el segundo intento. Por ejemplo mi objetivo y mi meta es graduarme en la universidad, pero no todo es tan fácil, cada escalón que avanzo es más difícil, pero no me daré por vencida hasta lograrlo. “El ÉXITO en la vida no se mide por lo que se logra, sino por los obstáculos que se superan”.