La ortografía en desuso ¿escribir con corrección dejo de ser importante?

 

lapices

La ortografía en desuso ¿escribir con corrección dejo de ser importante? he estado pensando en ello durante los últimos días, luego de tener acceso a las pruebas de ortografía que corresponden a los exámenes para acceder a un empleo de secretaria, desastrosas en este aspecto por cierto, y que siempre he pensado deberían extenderse al resto de profesiones, después de todo ¿no tienen que escribir también los contadores de una empresa? ¿los digitadores?

Pues bien, luego de unas cuantas pruebas de secretarias recién graduadas, con algo de experiencia y algunas, preocupante realmente, con bastante experiencia, una solo podría encontrarse pensando si se le ha quedado algo y no se ha enterado que el escribir correctamente ya no importa. Pero no, afortunadamente no existe tal disparate, escribir con un cierto grado de corrección sigue siendo importante, aunque lo sea para apenas una pequeña parte de profesionales.

¿Quién tiene la culpa? ya saben que nuestras cómodas mentalidades nos llevan a buscar siempre culpables, para justificar lo que ocurre, para intentar pensar que hay alguien que debería, y no nosotros, enmendar errores. Para algunos podría ser la deficiente educación, centrada cada día en enfocarse en temas que claro también son importantes pero descuidando otros aspectos. En los últimos años,  vimos un desmedido entusiasmo por agregar a los programas de estudio, la ecología. Este tema es decididamente importante, pero no lo es menos insisto, escribir bien.

¿Tendrán la culpa las modernas tecnologías? con avanzados sistemas virtuales en donde escribir y corregir es una, aprovecharlos no es nada malo, lo malo es quizá dejar que la automatización nos haga menos exigentes en cuanto a lo que debería preocuparnos, en este caso, escribir bien aún sin el corrector ortográfico a mano. Luego de pensar un rato y encontrar muchos culpables, he decidido, en mi opinión, que si a alguien debemos achacarle la culpa, más allá de los profesores permisivos que por comodidad no se permiten corregir, a la comodidad de la era virtual, debemos culpar a los estudiantes que ya luego convertidos en profesionales, deben avergonzarse de ganarse un “nulo” en ortografía.

He oído expresiones increíbles durante la última semana ¡me encanta leer y escribo bien! ¡mi clase favorita era lenguaje y literatura! ¡era la mejor alumn@ de mi clase! increíble por cuanto esto nos haría pensar que quienes nos aseguran eso, han tomado ventaja, comprobado está, de la lectura como un medio que contribuye a la mejora de la ortografía y la redacción. La culpa la tiene, sin querer ser demasiado severos, cada alumno, cada profesional, cada persona, que no escribe bien. Porque asumiendo que tiene fallas en este aspecto no hace nada por mejorar. Con un mundo de posibilidades virtuales a donde aprender lo que no sabemos o mejorar aquellos en que fallamos, que nadie diga que no tiene herramientas para lograr escribir con alguna corrección. El asunto aquí es asumir, como en tantos aspectos de la vida, que lo que no se sabe se puede aprender, que lo que se sabe se puede mejorar, y que se aprende siempre y cada día, hasta la ortografía.

Imagen: Donald Clark Plan B